Vacunas, aliadas en la lucha contra el neumococo

julio 27 2013 15:37.

Vacunas, aliadas en la lucha contra el neumococo

Ampliar imagen


La vacuna contra el neumococo se está colocando en Mendoza de forma gratuita a personas mayores de 65 años y población en riesgo, el acceso a la misma previene un amplio espectro de enfermedades. El médico epidemiólogo Rubén Cerchiai explicó los riesgos que causa la bacteria y las bondades de la vacuna.

Por Silvina Castro
para Todo Salud

El neumococo es una bacteria que coloniza el aparato respiratorio alto, asegura el doctor Cerchiai, esta sería la zona de la nariz y faringe, puede diseminarse a través de la sangre o por contigüidad a estructuras vecinas y generar diversas infecciones.

Pueden definirse 2 grupos de enfermedades causadas por el neumococo, aquellas  que se diseminan por sangre, que son llamadas infecciones neumocóxicas bacteriémicas, suelen ser las más graves como neumonía, meningitis, artritis, sepsis y aquellas  por contigüidad, o sea, por migración  a estructuras vecinas  que serían los oídos, los senos paranasales (causando sinusitis) y en el caso de que descienda  podría provocar bronquitis o neumonía, pero de menor gravedad.

El neumococo predomina en cuadros clínicos de los 2 extremos de la vida, tanto en menores de 5 años, como en mayores de 65. Las infecciones antes mencionadas tienen un impacto diferente de acuerdo a la edad, en los menores de 2  años es más frecuente, es por esa razón que se introdujo la vacuna conjugada  que tiene la particularidad de  poder aplicarse a los 2 meses de vida.

La vacuna que se aplica a los adultos mayores de 65 años es la llamada polisacárida de 23 valencias, esta vacuna forma parte de la propuesta del gobierno para disminuir los casos de neumonía en este grupo etario, también se puede aplicar en personas de 2 a 65 años que presenten una enfermedad de base que disminuya sus defensas.

El contagio del neumococo se produce de manera muy similar al de la gripe, uno de los ejemplos sería las gotitas de secreción respiratoria que expulsamos al toser o el contacto directo, o sea, a través de un beso, una bombilla, un chupete, un vaso, etc. Otra vía de contagio se considera a las manos contaminadas por secreción respiratoria, es por este motivo que se hace tanto hincapié en la higiene y desinfección de las mismas.

Los niños tienen mayor frecuencia de portación del neumococo, explica el doctor Cerchiai, director de epidemiología de la provincia de Mendoza. De acuerdo a esta condición de portabilidad en los niños es que se hace más factible el contagio a adultos mayores que convivan con ellos,  en algunos casos suele desarrollarse la enfermedad en los adultos y no en el pequeño que solo ha sido portador. Esta posibilidad se ha reducido muchísimo con la aplicación de la vacuna a bebes de tan sólo 2 meses de vida.

Por otro lado el acceso de los adultos mayores de 65 años a la vacuna, disminuye el riesgo de contagio en distintas situaciones  bajando considerablemente el porcentaje de internaciones, complicaciones y  por supuesto la mortalidad.

La decisión de incorporar estas vacunas en el calendario fue minuciosamente evaluada por un comité científico que  puso en la balanza costos, beneficios y  el impacto de la enfermedad en distintos  grupos etarios, concluyendo que las vacunas son la mejor opción en calidad de prevención con las que una sociedad puede contar.

“Nuestro País ha apostado a la vacuna como una herramienta esencial en salud pública” asegura Cerchiai,  por otro lado la población la ha aceptado e incorporado muy bien, lo que ha favorecido a la implementación de distintas estrategias.

Estas vacunas están disponibles durante todo el año en los distintos vacunatorios y hospitales públicos, no son de carácter estacional, o sea que pueden ser aplicadas en cualquier época del año. Es importante destacar  que esta vacuna se coloca por única vez, salvo en casos de riesgo en los que se aplica una segunda dosis  luego de 5 años.

Es lógico que como población sepamos aprovechar el esfuerzo realizado por el área de salud de la Provincia para mejorar nuestra calidad de vida, es necesario ponernos en campaña para prevenir las enfermedades que podamos y luchar contra las que no podemos atacar de antemano.