Terapia hormonal para el cáncer de próstata, una alternativa para frenar la disminución de testosterona

29 de noviembre de 2010, 20:39.

Se utiliza cuando el cuadro está localmente avanzado o con metástasis. La administración de una inyección subcutánea permite a los pocos días alcanzar un nivel de beneficio tan avanzado que resulta similar al de la castración quirúrgica. Los bloqueantes hormonales también permiten mejorar e incrementar los resultados positivos de la quimioterapia.

En el marco del Congreso Argentino de Urología, organizado por la Federación Argentina de Urología (FAU) y realizado recientemente en la provincia de Córdoba se presentaron los resultados de la terapia hormonal para el abordaje del cáncer de próstata.
 


La prevención del cáncer de próstata, una de los principales motivos de consulta médica en los hombres

"Los tratamientos hormonales se utilizan hace algunos años para cuadros de cáncer de próstata avanzado, ya sea por metástasis (el cáncer se extiende a los huesos o a los ganglios), o bien cuando la enfermedad está avanzada a nivel local (existe un alto volumen tumoral). Durante muchos años pensar en bloquear hormonalmente un tumor significaba hablar de castración quirúrgica. Luego aparecieron medicamentos que actuaban bloqueando la testosterona obteniendo niveles similares a los de la castración. Si bien éstos aún se utilizan y son excelentes, durante los primeros días de tratamiento provocan altos niveles de testosterona, situación que estimula el crecimiento tumoral. Esto genera la necesidad de asociarlos con antiandrógenos para bloquear los receptores donde actúa la testosterona para que ese aumento no sea perjudicial", comenzó explicando al ser consultado por PRO-SALUD News el doctor Luis Fernando Montes de Oca, miembro titular de la Sociedad Argentina de Urología y director del Centro de Urología (CDU).

"Ahora contamos con una nueva alternativa que bloquea la hormona LH, liberadora de gonadotrofinas (GnRH), pero además provoca que los receptores que van a actuar en la testoterona se replieguen y entonces lleguen al nivel de castración. Esta alternativa se administra por vía subcutánea y reduce en forma rápida los niveles del antígeno prostático específico (PSA)", añadió el especialista.

Al realizar bloqueos hormonales intermitentes, es decir combinar períodos con y sin tratamientos, es muy importante procurar un bloqueo completo. A eso se apuntó con los estudios randomizados mediante los cuales fueron probadas las nuevas alternativas, y en los cuales se demostró que la recaída bioquímica -es decir cuando el antígeno baja a nivel 0 y después vuelve a subir- es más tardía con la nueva opción terapéutica de reemplazo hormonal.

"Por el momento, no se puede decir que esto modifique la sobrevida de la enfermedad. Sin embargo, son pequeños avances que hacen que la investigación continúe para ir buscando nuevas drogas. Es una arma más dentro de los tratamientos", expuso Montes de Oca.

"Además debemos remarcar que esto se utiliza en enfermedad metastásica o localmente avanzada", agregó.

En la actualidad, aún cuando su utilización para eso no está aprobada por la FDA, en muchos casos los bloqueantes hormonales se administran para mejorar resultados de radioterapia.

"Independientemente de las opciones para realizar el bloqueo hormonal, han aparecido terapias que no pensábamos que iban a aparecer. Una de ellas son los medicamentos quimioterápicos. Esto es muy positivo cuando pensamos en combatir el cáncer de próstata porque habitualmente la mayoría de los estudios de investigación clínica están orientados al cáncer de mama refractario al tratamiento inicial", concluyó el especialista dejando una puerta abierta a la posibilidad de que cada vez surjan más opciones para combatir esta enfermedad que es la segunda más prevalente entre los hombres luego del cáncer de pulmón.



Número de matrícula del especialista consultado:


- Dr. Montes de Oca: M.N. 62.580