Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Sangre que corre por tus venas

Una alternativa quirúrgica en flebología es la llamada AF Reparación, propuesta por un médico mendocino, el Doctor Alejandro Farmache, ha generado gran expectativa en todo el mundo. Al tratarse de una intervención mínimamente invasiva y de inmediata recuperación causó asombro en congresos mundiales.

05 de septiembre de 2011, 09:59.

Sangre que corre por tus venas

Ampliar imagen


Por Silvina Castro
Para Todo Salud

El doctor Alejandro Farmache realizó, durante cuatro años, su residencia en el Hospital Lagomaggiore, luego se especializó en flebología en el Hospital Militar Central de Buenos Aires, entrenándose en cirugías convencionales.

Ya ejerciendo en Mendoza, comenzó a encontrarse con pacientes que presentaban cuadros en los que la cirugía de varices convencional no podía dar resultados. De esta manera trabajó en la posibilidad de una alternativa quirúrgica, nació así AF Reparación, método patentado en Argentina y en Estados Unidos.

¿Qué es una várice?

Las varices se producen por el deterioro de las válvulas y las  paredes de las venas, por ende la sangre sube y baja, este doble sentido de la circulación es lo que hace que la vena se dilate, se estire y pierda elasticidad.

¿Cómo funciona el método?

El procedimiento que propone el doctor Farmache consiste en la aplicación de clips de titanio. Los mismos se colocan en distintos niveles de la pierna afectada  a manera de anillos alrededor de las venas, realizando pequeños tajos y usando anestesia local o raquídea. La función que cumplen estos anillos es reparar en lugar de arrancar, evitan que la sangre baje y se descomprime la vena, la presión baja y la varice desaparece, manteniéndose así de 5 a 10 años.

Esta intervención tiene una recuperación inmediata, porque al no destruir tejidos, no hay hematomas ni rotura de nervios. Es prácticamente no invasiva y el paciente se recupera en horas o días, reincorporándose a sus actividades laborales en una semana. Cabe resaltar que tiene muchas menos complicaciones que los métodos convencionales y el titanio no es rechazado por el organismo por ser un material inerte.

¿Cómo se diagnostica?

En general el paciente asiste a la consulta por diferentes afecciones, explica el doctor, con síntomas como pesadez, calambres, dolor e hinchazón de las piernas y muchas veces manifiestan la existencia de varices o úlceras que hacen pensar en una patología venosa.

Luego de realizar un examen para determinar qué tipo de proceso está atravesando, se hace un diagnóstico clínico, que es complementado por otro basado en imágenes que puede ser un eco dopler color. De ésta manera se determina si la patología tiene indicación quirúrgica o tratamiento médico.

¿Quiénes pueden recibir este tratamiento?

Todos aquellos pacientes que tengan patologías varicosas, úlceras o edemas son candidatos, inclusive los pacientes con obesidad, diabetes y problemas de coagulación concomitante con la patología venosa. Este procedimiento tiene muy pocas contraindicaciones, salvo problemas muy severos y es importante mencionar que no solo consultan mujeres, sino que la comunidad masculina también se ha interesado por esta cirugía.

El método se implementa hace 15 años, con casi mil personas operadas y óptimos resultados, entre los que se cuenta haber bajado la recurrencia de varices en el término de 5 a 10 años.

Trascendencia Mundial

Este procedimiento único (por ser de autoría del doctor Alejandro Farmache) se patentó en la Argentina en el año 2003 y en Estados Unidos en el 2007. A raíz de esto el doctor ha sido invitado a presentar su operación en distintos congresos mundiales, en Colombia, en Italia en el año 2009 y 2010, y en el congreso mundial de cirugía cardiovascular adonde asistieron más de 1000 cirujanos cardiovasculares, representando a más de 100 universidades de Estados Unidos, Europa y Asia.

Además el cirujano mendocino fue invitado al 2° Simposio de Cirugía Venosa que se realizó en Nueva York, donde su operación generó un gran interés por parte de la comunidad científica.

Toda ésta trascendencia ha generado que hoy, varios centros vasculares de relevancia mundial, estén interesados en la técnica y han invitado a Farmache a realizar la transferencia de tecnología y el entrenamiento de médicos. El flebólogo contó orgulloso que  se está trabajando con algunos centros en Estados Unidos, Europa y Asia.

Es muy importante destacar que es un método muy novedoso para el mundo y proviene de un país como el nuestro, con mucho ingenio, pero pocos recursos. Y a no olvidarse, sobre todo es “mendocino” ¡¡¡Que orgullo!!!!