Enfermedades cardiovasculares: una bomba de tiempo.

Publicada el 20 DE NOVIEMBRE 2010, 23:52 En Informes.

Por Marianela Aveni Metz para Todo Salud

 

Constituyen la primera causa de muerte en el mundo y nuestro país no escapa a esta regla. Según la OMS estas enfermedades son, y seguirán siendo la principal causa de muerte en el planeta. Se calcula que durante el 2005 murieron 17 millones y medio de personas lo que representa un 30% de las muertes a nivel mundial.
Enfermedades cardiovasculares: una bomba de tiempo.

Las enfermedades cardiovasculares no hacen distinción de género, es decir, afectan por igual a hombres y mujeres y más del 80% de ellas, se producen en países en vías de desarrollo. Se calcula que en el año 2015 el número ascenderá a 20 millones de personas y se estima que más del 80 % de las muertes ya sea por enfermedades cardiovasculares o por ACV podrían prevenirse si se controlan los principales factores de riesgo. Entre ellos se incluye el sedentarismo, sobrepeso y tabaquismo. A partir de una iniciativa de la Federación Mundial del Corazón se instauró el 26 de septiembre como el Día Mundial del Corazón.

 

Todo Salud, conversó con cardiólogo, Nelson Fredes, titular del programa provincial de prevención y tratamiento, quien contó, entre otras cosas, que dicho espacio fue creado hace más de 15 años y comenzó como un programa de hipertensión arterial. A través del tiempo se fue viendo que abarcaba mucho más y después del 2005 se aprobó una ley (la 7159) que crea el programa provincial mencionado.

“Esta ley intenta fundamentar las acciones de prevención y promoción de la salud para disminuir todo lo que sean factores de riesgo cardiovasculares, que a la larga son los que van a producir una enfermedad llamada aterosclerosis. Es decir, una enfermedad de las arterias que con el tiempo van a llevar al mal funcionamiento de órganos vitales como el cerebro, el corazón y los riñones”.

Fredes aclaró también que la idea de todo esto, es actuar a nivel de toda la comunidad en la educación. Es necesario cambiar el estilo de vida, tener una alimentación saludable, promover ambientes libres de humo de tabaco y hacer actividad física. El programa está funcionando en  calle Rodríguez 1209 de Ciudad y el número de teléfono es 4201890.

 

La Municipalidad de Godoy Cruz es una de las más comprometidas con la salud. En esta ocasión, Todo Salud, conversó con Noemí Romero; responsable a cargo de dos programas de salud dirigidos a los adultos mayores, quien nos contó cómo funciona el programa de riesgo cardiovascular en este departamento. “Comenzó hace 4 años y el lanzamiento se hizo principalmente en la comuna con los empleados. Se hicieron los controles a 2.200 trabajadores; se vieron los riesgos y surgió sacar el programa a la calle por eso el programa sale como la municipalidad o la muni cuida tu salud”.

Este emprendimiento estuvo bajo la dirección del licenciado Carlos Mació, titular de la Dirección de salud de la comuna, que con esta iniciativa pasó a integrar la red de municipios saludables de la República Argentina, hecho que le da la oportunidad de ser reconocido a nivel municipal, provincial, nacional y latinoamericano. “Nosotros con este programa nos dirigimos con o sin cita a distintos sectores del departamento ya sean uniones vecinales, centros barriales o simplemente en la puerta de un supermercado o la esquina de una casa. Los controles que se realizan son a través de una ficha, en la que se le pregunta a cada persona si tiene obra social, sus antecedentes familiares, si es diabética, hipertensa, si ha tomado medicación para el colesterol o si ha tenido colesterol elevado, vemos si es obesa, preguntamos si fuma, tomamos peso, talla, sacamos el índice de masa corporal (IMC), tensión arterial. Tomamos unas gotitas de sangre para medir la glucemia y el colesterol y con esos datos vemos los factores de riesgo mencionados. Si la persona tiene alguno de estos índices elevados, la recomendación es que se dirija a su médico. Estos controles se realizan siempre a mayores de 18 años porque como se hace una punción para tomar una gota de sangre no se le puede realizar a menores a menos que vayan con su mamá y que ella autorice la punción, principalmente los niños que son obesos”.

 

Con respecto a los datos estadísticos, durante el 2009 murieron varios empleados de la comuna por infartos agudos de miocardio y ACV. Era toda gente joven.

Por este motivo Noemí cuenta que se prohibió seguir fumando en el lugar de trabajo y se les realizaron los controles a todos los trabajadores. Así mismo, aseguró: “A la gente que salió mal en los estudios, se le dio recomendaciones. El municipio hace cosas pero no se lo puede perseguir para ver si está comiendo bien o está comiendo mal”

 

Placas ateroscleróticas

 

Cuando nuestra vida está compuesta de malos hábitos: sedentarismo, alcohol, cigarrillos, colesterol, estrés, se incrementan las posibilidades de padecer una afección cardíaca. Las placas ateroscleróticas, son una de las tantas afecciones cardíacas que pueden existir y se trata de una enfermedad crónica, a través de la cual se acumula tejido fibroso y adiposo (grasa) en el interior de las arterias. El Dr. Andrés Pérez, en comunicación con Todo Salud nos cuenta que:” (…) las arterias que se ven más afectadas son las coronarias, las cerebrales y también la de los miembros inferiores. Al ser niño uno tiene placas de ateroma que con el paso del tiempo va haciendo que vayan creciendo cuando se consume mucho alcohol, comida chatarra, no se hace ejercicio, no hay un control adecuado de la hipertensión y la diabetes, el estrés sigue en aumento. Todo esto hace que la placa siga creciendo con lo cual el diámetro (para el paso de sangre) disminuye y el flujo de sangre también. Esta placa crece gracias a los factores de riesgo modificables que fueron mencionados. Pero si ellos se controlan, es posible evitarlo y así también prevenir un ACV, un infarto, etc. Es importante saber que hay factores que no son modificables como la edad, el sexo y la herencia”

“Estas placa, dañan las paredes de la arteria. Cuando se rompen y sangran, el organismo  coagula, por lo que el flujo de sangre disminuye aún más y así se puede llegar a tener un ACV o un infarto. Es decir: Placa rota+ coágulo= poco flujo sanguíneo. Poco flujo sanguíneo no me lleva oxígeno al cerebro ni al corazón. Y si me falta oxígeno en el corazón se puede producir una angina de pecho o el infarto, o en ese orden.

¿Cómo se evita esto? Además de llevar una vida sana, es necesario evitar la formación del coágulo, para que no se tape la arteria. La Aspirina es una buena opción, explica el doctor Pérez. Actúa como anticoagulante entonces evita que las plaquetas se unan formando el coágulo. “Ahora, si yo me tomo 20 Aspirinas por día y sigo fumando y sigo tomando alcohol, no voy a evitar el infarto, si yo no cambio esos factores modificables tome el fármaco que tome la arteria se va a obstruir igual”

 

¿Qué es una angina de pecho?

“La angina de pecho es el dolor, esa sensación opresiva que se va hacia el brazo, eso es lo que está avisando que se está obstruyendo y que está faltando oxígeno”

 

¿Cuál es la diferencia entre la angina y el infarto?

“Que la angina es reversible, puede tratarse, el músculo es como que le faltó oxigeno pero sigue viable, en cambio en el infarto el músculo se murió”

 

La angina de pecho, el infarto del miocardio) y la muerte súbita afectan primordialmente al sexo masculino. De cada 4 enfermos, sólo uno de ellos es mujer. En ella, los riesgos y complicaciones aumentan después de la menopausia. 

Además de todos los detonantes que ya nombramos (tabaquismo, alcohol, estrés, sedentarismo) existe un aspecto que no tuvimos en cuenta: la personalidad.

Desde hace tiempo se ha tenido en cuenta como factor de riesgo. Se denomina con la letra “A” a la personalidad de quienes se caracterizan por ser agresivos, competitivos, ambiciosos, perfeccionistas y obsesivos en el trabajo. Se ha demostrado que estos sujetos secretan mayor cantidad de catecolaminas. Las catecolaminas son un grupo de sustancias que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina, que pueden producirse en el riñón o en las terminaciones nerviosas, por considerarse una sustancia neurotransmisora de impulsos eléctricos.

Friedman y Rosenman (cardiólogos californianos) a partir de 1959, comenzaron a estudiar sobre estos temas, y en uno de sus estudios,  concluyeron que el patrón comportamental tipo A es un factor de riesgo tan significativo en la enfermedad coronaria como el tabaquismo, la hipercolesterolemia y la hipertensión arterial.

Concluyamos: a los elementos que componen una la vida sana, sumémosle ahora, la paz interior…