Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Mendoza se adhiere a la Semana Mundial de la Concientización sobre la Sal: “Lea la etiqueta, elija menos sal”

Se busca reducir el consumo de sal a nivel de la población, camino más efectivo para prevenir la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.

12 de marzo de 2014, 18:38.

Mendoza se adhiere a la Semana Mundial de la Concientización sobre la Sal: "Lea la etiqueta, elija menos sal"

Ampliar imagen


El Ministerio de Salud adhiere a la celebración de la Semana Mundial de la Concientización sobre la Sal que se desarrolla del 10 al 16 de marzo, desplegada desde la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). Esta conmemoración es un llamado a los consumidores para que elijan la opción con menos sal.

  En la campaña de este año se destaca la importancia de las etiquetas nutricionales para informar a los consumidores sobre el contenido de sal en las comidas procesadas.

 Consumir más de 5 gramos de sal por día aumenta el riesgo de presión arterial alta, que es el principal factor de riesgo para muerte por ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular y falla renal.

 En la mayoría de los países de las Américas, el consumo promedio es significativamente más alto. El consumo de sal diario va desde 12 gramos en Argentina y Mendoza no es ajena a esta situación.

 En este contexto el Programa de Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares y la Dirección de Nutrición e Higiene de los Alimentos de la provincia se encuentran coordinando acciones con panaderías artesanales y establecimientos elaboradores de productos panificados para adherir al Programa “Menos Sal, Más Vida” en el marco del Plan Argentina Saludable, del Ministerio de Salud de la Nación.

 En este sentido en Mendoza  ya son más de 25 las panaderías que adhirieron al Programa y que  fueron certificadas como “Panaderías Saludables”. Las misma  recibieron un logo identificatorio y capacitación técnica a través del Ministerio.

 Pero además ya se recibió de Nación la certificación de 6 panaderías que elaboran productos con menos sodio, y se espera la certificación de 12 panaderías más en el corto plazo.

 Estas acciones forman parte del plan integral de control y prevención de las enfermedades no transmisibles que provocan una enorme carga en el sistema de salud y un considerable deterioro en la calidad de vida de las personas.

 Gustavo Tanús director de Programas Preventivos nos expresó: “El trabajo de concientización abarca a toda la comunidad. Busca disminuir el consumo de sal en la población para reducir la importante carga sanitaria que representan las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales. Además este programa forma parte de un plan integral de prevención y control de las enfermedades crónicas no transmisibles”.

 El funcionario declaró que este año desde el Ministerio  se trabajará esta temática en forma conjunta con la Legislatura, “desde el Programa de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares se trabajará con la Legislatura para que la Provincia adhiera a la Ley Nacional 26.905 sancionada en noviembre de 2013, que promueve la regulación de los valores máximos de sal en los alimentos procesados, así como los etiquetados nutricionales, entre otras pautas de regulación”.

 Por su parte la nutricionista Patricia Butteler del Programa de Prevención Cardiovascular manifestó que: “En nuestro país, la reducción del consumo de sodio ha adquirido relevancia para la salud pública, ya que la presión arterial elevada explica más de la mitad de los eventos cardiovasculares que se producen. La reducción de cada gramo de sal consumida per cápita evitaría alrededor de 2.000 muertes anuales y 20.000 eventos cardiovasculares”.

 Para mayor información, los interesados en adherir a este convenio pueden dirigirse al Programa de Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares, Rodríguez 1209, de Ciudad; escribir a cardiovascular@mendoza.gov.ar; o bien, llamar al teléfono 4201890, de lunes a viernes de 9 a 12.

 

Recomendaciones a la población:

- Jerarquizar los condimentos, utilizando hierbas aromáticas (orégano, salvia, romero, laurel y especias),

- Recurrir a formas de cocción de los alimentos que realcen su sabor, como parrilla, plancha, grillado o cocción al vapor en reemplazo del hervido.

 

-  Combinar carnes con salsas a base de jugos de frutas. El uso de frutas para conferir un sabor agridulce, desviará la atención por el sabor salado. Otra opción es utilizar salsas hechas con vegetales de estación.

- Cocinar sin sal. y agregarla a los alimentos una vez finalizada la cocción, (en lo posible medirla).

- Si se utilizan sales light o modificadas, con  bajo contenido en sodio o a base de fosfato de potasio y de cloruros, deben ser agregadas al finalizar la cocción.

- Quitar el salero de la mesa.

- Preferir alimentos frescos y naturales así como las preparaciones caseras.

- Consumir 5 porciones diarias de frutas y verduras, crudas y cocidos y de todos los colores posibles.

- Evitar productos congelados, precocidos, envasados o comprados en el supermercado o rotiserías.

- Escoger alimentos simples evitando los alimentos compuestos o muy condimentados (pizzas, sándwich, productos de copetín, etc.).

- Leer cuidadosamente la rotulación nutricional de los alimentos que se compran en el supermercado. "Muchos alimentos que se expenden como Diet o Light no necesariamente son pobres en sodio".

- Los quesos de mesa mientras más duros son “más sodio tienen”. Por lo que hay que preferir quesos blandos, descremados y con poca maduración.

- Reemplazar el aceite común por aceites puros (maíz, girasol, oliva) o aceites aromatizados con hierbas, que pueden prepararse en el mismo hogar.

- Condimentar los vegetales con el agregado de vinagre o  jugo de  limón.

- Evitar verduras y legumbres enlatadas. Pescados, mariscos y carnes envasadas en aceite (En caso de ser la única opción lavarlas con agua corriente una vez sacadas del envase original).

- Reducir o evitar el consumo de fiambres, embutidos (salchichas, morcillas, chorizos), encurtidos, aceitunas, pickles, salsas y aderezos comerciales, cereales y harinas de cocción rápida o instantáneas y cubitos de caldo.