Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Mejorar la alimentación y bajar de peso ayudaría a calmar los

Estos datos fueron producto de un estudio publicado en el journal Archives of Internal Medicine. Identificado como uno de los síntomas más puntuales que sobrevienen cuando comienza el climaterio, luego del último período menstrual, el incremento repentino de la temperatura corporal suele provocar mucha incomodidad. La opinión de dos especialistas locales.

20 de julio de 2010, 18:12.

Mejorar la alimentación y bajar de peso ayudaría a calmar los

Los famosos "calores" típicos de la menopausia para algunas mujeres pueden resultar muy frecuentes y problemáticos, mientras que para otras ocurren muy de vez en cuando, pero podrían atenuarse siguiendo una dieta que contribuya al descenso de peso y practicando actividad física.

Así lo indican los resultados de un estudio publicado en el journal Archives of Internal Medicine y realizado por investigadores de la Universidad de California situada en San Francisco, Estados Unidos.

La investigación denominada PRIDE, que también tenía entre sus objetivos principales encontrar una solución o alternativa para la incontinencia urinaria, contó con la participación de 338 mujeres con sobrepeso moderado y que en su mayoría habían manifestado sentirse molestas y afectadas por los "calores", también llamados "sofocos". Entre ellas, algunas fueron sometidas a un régimen alimentario y físico relativamente estricto, mientras que otras pasaron a integrar el grupo control.


La menopausia genera molestos síntomas, pero siempre es posible realizar cambios para sentirse mejor

Las 226 mujeres que estaban enroladas en la primera alternativa llevaron a cabo un programa diseñado para perder entre el siete y el nueve por ciento del peso que tenían al comenzar la experiencia.

Para ello, asistieron cada semana a una sesión de una hora de duración en la que recibieron instrucciones precisas para aumentar la actividad física y llevar una dieta baja en calorías. El grupo control sólo obtuvo recomendaciones generales.

"Al cabo de seis meses de análisis hallamos que entre las participantes que se encontraban realizando dieta y ejercicio, estos dos factores se asociaron no sólo a un descenso del índice de masa corporal y la circunferencia abdominal, sino también a una mejoría del incremento repentino de la temperatura corporal. Esto quiere decir que aquellas mujeres que al comenzar el climaterio se encuentran levemente por encima de su peso podrían encontrar en la dieta y la actividad física una alternativa para sentirse mejor y menos molestas", sostuvieron los autores de la experiencia.

"Esto es muy positivo porque hasta el momento la única alternativa eficaz para atenuar los síntomas de la menopausia es la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH). Pero este tratamiento conlleva cierto riesgo, especialmente en lo que tiene que ver con las patologías cardiovasculares. Por eso creemos que abrir un camino alternativo es sumamente relevante", añadieron.

Por su parte, en declaraciones a PRO-SALUD News, la doctora Clelia Magaril, jefa de Climaterio del Hospital Ramos Mejía y profesora regular adjunta de la cátedra de Ginecología de la facultad de Medicina Universidad de Buenos Aires (UBA), postuló: "Sin duda bajar algunos kilos, en el caso de las mujeres a las cuales el climaterio las encontró un poco por encima del ideal, así como también moverse y hacer algún tipo de actividad ayuda a que todos los síntomas vasomotores -no sólo los calores- disminuyan su impacto".

"Lo que no tenemos que dejar de aclarar -continuó la especialista- es que siempre la indicación sobre cuántos kilos bajar o qué tipo de actividad realizar debe ser consensuada con el médico tratante, y que para tomar la decisión deben tenerse en cuenta varios factores además del grado de sobrepeso. Entre éstos podemos mencionar el riesgo cardiovascular de la paciente, su imagen corporal, su estado emocional y su perfil lipídico".

Qué son los calores y su relación con el sobrepeso

Al comenzar la menopausia -generalmente entre los 45 y 50 años-, como consecuencia del cese de los períodos menstruales, la mujer comienza a experimentar una serie de cambios fisiológicos y orgánicos que están provocados por la inactividad de los ovarios que dejan de producir dos hormonas: los estrógenos y la progesterona.

Justamente, esta caída hormonal es la que provoca la aparición de diversos síntomas, entre los cuales se encuentran los calores, que según datos estadísticos experimenta aproximadamente el 50 por ciento de las mujeres que transitan el climaterio (es decir que pueden empezar a desarrollarse después pero también antes del último período menstrual, llegando a perpetuarse por aproximadamente cinco años).

Pero, ¿qué son?. Se trata de reacciones vasomotoras caracterizadas por el aumento de la temperatura corporal y la aparición de sudores que provocan mucha molestia y de algún modo disminuyen la calidad de vida porque, entre otras cosas, favorecen el desarrollo de insomnio.

Si bien todavía queda camino por recorrer en cuanto a esta asociación, PRIDE no es la primera investigación en relacionar el sobrepeso y el sedentarismo con una mayor incidencia de sofocos. La respuesta para ésta se encontraría en una mayor presencia de grasa periférica y visceral, así como también en el estilo de vida.

"Los calores obedecen principalmente a la falta de estrógenos, con lo cual el hecho de hacer una dieta pobre en grasas y en el marco de la cual se realice actividad física tres veces por semana media hora cada vez libera endorfinas y eso siempre ayuda. Pero eso es principalmente para las mujeres que no presentan síntomas demasiado severos. Para las que si se encuentran en esa situación hay que evaluar una alternativa como por ejemplo la terapia de reemplazo hormonal", refirió en diálogo con PRO-SALUD News la doctora Silvina Witis, medica especialista en ginecología, climaterio y endocrinología ginecológica y ex jefa de Ginecología de LALCEC.

"Pero, dado que la TRH es un tratamiento que como muchos otros conlleva sus riesgos, siempre antes de indicarlo hay que evaluar algunas cuestiones como por ejemplo los antecedentes familiares. No se trata simplemente de administrar un fármaco pues no todas las mujeres pueden utilizarlo", concluyó Witis.



Número de matrícula de los especialistas consultadas:


- Dra. Clelia Magaril: M.N. 36.869

- Dra. Silvina Witis: M.N. 39.500
Para mayor información:

- Archives of Internal Medicine: http://archinte.ama-assn.org