Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Más de dos millones de argentinos padecerían hipotiroidismo

Es la más frecuente de las alteraciones funcionales de la glándula (la otra es el hipertiroidismo), y afecta principalmente a las mujeres. Si bien existen ciertos signos que permiten sospechar el diagnóstico, en algunos casos los principales síntomas -decaimiento, caída del cabello e intolerancia al frío- no aparecen, razón por la cual es preciso realizar análisis específicos.

26 de mayo de 2010, 18:41.

Más de dos millones de argentinos padecerían hipotiroidismo

Ampliar imagen


Buenos Aires - "La patología tiroidea es extremadamente prevalente en la población general, especialmente si consideramos las alteraciones funcionales: el hipo y el hipertiroidismo. De hecho el hipo -caracterizado por la imposibilidad de la glándula tiroidea de funcionar como debería, razón por la cual quienes lo padecen requieren la realización de una terapia de reemplazo hormonal por vía oral-, es el más prevalente de ambos y afecta a nivel mundial aproximadamente al 10 por ciento de la población", explicó en diálogo con PRO-SALUD News el doctor Fabián Pitoia, médico especialista en endocrinología, jefe de la Sección Tiroides de la División Endocrinología del Hospital de Clínicas José de San Martín, entrevistado por esta agencia en el marco de la Semana Internacional para el Conocimiento de la Tiroides, desarrollada en más de 40 países entre el 24 y el 30 de mayo, por iniciativa de la Federación Internacional de Tiroides (FIT), el laboratorio Merck Serono y la Sociedad Latinoamericana de Tiroides (LATS).


Imagen de la ubicación de la glándula tiroides

A nivel local, se calcula que al menos dos millones de argentinos padecen hipotiroidismo, una patología autoinmune que en términos generales produce el enlentecimiento del sistema inmune generando algunos síntomas como por ejemplo el decaimiento, el cansancio, la caída del cabello, el debilitamiento de las uñas, la intolerancia al frío y las alteraciones menstruales.

Respecto de la importancia que tiene la realización de la Semana Internacional, Pitoia sostuvo: "Es fundamental, sobre todo para aprovechar y hacer hincapié en lo relevante que es el chequeo del cuello, no sólo debido a los indicios que se pueden tener desde lo morfológico, sino también porque en base a eso luego se puede indagar más para saber de qué manera está funcionando la glándula tiroides".

Para quienes cuentan con antecedentes familiares es vital que el primer chequeo -habitualmente indicado por el médico clínico- se realice durante la adolescencia. Por su parte, en aquellos que no poseen casos cercanos, éste puede ponerse en marcha después de los 30 años.



Dr. Fabián Pitoia

Tener en cuenta la existencia de casos dentro de la familia es muy importante tanto al momento de decidirse a consultar como a posteriori, al conversar con el médico. ¿Por qué? debido al alto grado de subdiagnóstico que posee el hipotiroidismo.

"Esto ocurre porque se trata de una patología muy frecuente, cuyos síntomas no son muy específicos y además se instalan y manifiestan muy lentamente, con lo cual es posible que pasen inadvertidos o sean atribuidos a otras cuestiones. Sobre todo, el subdiganóstico es muy frecuente en los cuadros leves o subclínicos", expuso la doctora Alicia Gauna, presidenta de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo (SAEM).

Si bien cuando es abordado a tiempo el hipotiroidismo suele evolucionar favorablemente, en caso de no ser detectado puede ocurrir que la enfermedad progrese en forma severa comprometiendo la frecuencia cardíaca (que cada vez se vuelve más lenta), generando el incremento de la presión arterial, elevando el colesterol y pudiendo provocar infertilidad.

Por otro lado, al margen de la detección de las alteraciones funcionales (hipo e hiper), también es muy importante la realización de un chequeo con palpación, herramienta fundamental para la detección de los cambios morfológicos que pueden dar cuenta de la presencia de algún nódulo que luego y por diversas causas puede terminar evolucionando en un cáncer (afortunadamente eso ocurre sólo en un bajo porcentaje: entre el uno y cuatro por ciento de los casos).

"En cuanto a las otras cifras, las de prevalencia, es importante aclarar que pensar en el 10 por ciento de la población mundial podría ser un poco excesivo si tenemos en cuenta que considera todos los cuadros, tanto los clínicos como los subclínicos, es decir aquellos en los cuales el único indicador que existe para concretar un diagnóstico es el resultado de estudios de laboratorio, aunque no se pueden consignar síntomas. No obstante, cuando pensamos en las situaciones de confirmación clínica encontramos que los síntomas más frecuentes son los problemas para bajar de peso (o para mantenerse), el cansancio, el agotamiento, el estrés, la debilidad de las uñas y la caída del cabello", agregó el especialista.

La diferencia fundamental entre los cuadros clínicos y subclínicos es que los segundos no deben ser tratados inmediatamente después de haber sido diagnosticados a menos que la persona que lo presente se encuentre ante dos situaciones muy puntuales: un embarazo o la búsqueda del mismo.

Respecto a la sintomatología, los especialistas insisten en señalar que el hipotiroidismo no es el único causante de los males pues, como refirió el doctor Pitoia, "en caso de que el paciente realice el tratamiento correspondiente, no hay posibilidades de atribuir el cansancio o el agotamiento, por ejemplo, a la alteración de la glándula tiroides, sino que hay que pensar en otras cuestiones como el estrés".

No obstante, es esencial que la población reconozca los síntomas de los trastornos de la tiroides y pueda acudir al especialista, a fin de tratar a tiempo estas patologías. Si existe la sospecha por antecedentes familiares, la presencia de síntomas o anomalías en la palpación de la tiroides, el especialista debe solicitar la realización del análisis de sangre que permite detectar con certeza la presencia de alguna patología vinculada a esta glándula.

Luego, una vez confirmado el diagnóstico será el momento de poner en marcha el tratamiento con levotiroxina (reemplazo diario de hormona tiroidea), que es de por vida y al cual el paciente debe adherir aún cuando se siente bien.

Finalmente, al ser consultado acerca del hipertirodismo, la otra patología vinculada a la glándula tiroides, caracterizada por el exceso de hormona tiroidea en el organismo y la consecuente aceleración del metabolismo corporal, el doctor Pitoia subrayó que a diferencia del hipo es mucho menos prevalente -0,2 o 0,3 por ciento de la población- y que los síntomas son muchos más evidentes. Entre éstos se destacan los ojos "saltones", el temblor, la sudoración y el adelgazamiento.

Con motivo de la Semana Internacional de Concientización sobre la Tiroides, el jueves 27 de mayo a las 15.30 hs., especialistas dictarán una charla sobre estos trastornos para pacientes, familiares y todo aquel interesado.

Es una oportunidad para evacuar todas las dudas, intercambiar experiencias e informarse acerca de esta temática.

La cita es en la farmacia Gran Rural de la cadena P+P, ubicada en Av. Santa Fe 4228, C.A.B.A. Más información al teléfono 4775-9727


Número de matrícula del especialista consultado:


- Dr. Fabian Pitoia: M.N. 97.677

- Dra. Alicia Gauna: M.N. 49.072


Para mayor información:


- http://www.glandulatiroides.com.ar 

- http://www.cancerdetiroides.com.ar