Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

"Los buenos hábitos de vida son la clave para prevenir la osteoporosis"

Éstos contemplan una dieta equilibrada, la incorporación de vitamina D mediante la exposición cuidada y no excesiva al sol, y la realización de actividad física acorde a las posibilidades de cada paciente. Luego de la menopausia, es importante realizarse una densitometría y, en caso que sea necesario poner en marcha un tratamiento correctivo, es fundamental mantener la adherencia.

18 de agosto de 2011, 00:08.

"Los buenos hábitos de vida son la clave para prevenir la osteoporosis"

Ampliar imagen


Buenos Aires - Estados Unidos, Europa y Japón suman 75 millones de personas afectadas por la osteoporosis. En la Argentina sabemos que 1 de cada 4 mujeres postmenopáusicas presenta esta patología y que 2 de cada 4 tienen osteopenia, un estadío previo a la osteoporosis. 

Aunque muchas personas creen que la osteoporosis es una -etapa más de la vida- o una consecuencia del paso de los años y de la degeneración de los huesos, lo cierto es que, tal como explican los especialistas, esta condición puede prevenirse.

Esto es clave porque dado que la expectativa de vida va en aumento, y teniendo en cuenta que la osteoporosis suele desarrollarse después de la menopausia, trabajar sobre los factores que pueden mejorar el pronóstico es clave, para evitar que la incidencia de esta condición aumente.

"La prevención de la osteoporosis parte de los hábitos de conducta. Los buenos hábitos de vida son la clave. Esto quiere decir que para tener huesos sanos, es recomendable llevar adelante una dieta equilibrada, que contemple la inclusión adecuada de lácteos, vitamina D -adquirida en forma natural a través de la exposición solar en horarios y tiempos recomendados y, si no fuera posible, a través de suplementos-, así como también el mantenimiento de un peso adecuado. Por otro lado, es importante no fumar ni tomar alcohol en exceso, además de restringir la ingesta de gaseosas y café. Por último, hay que contemplar la realización de actividad física de todo tipo. Todas estas instancias hacen a una vida saludable", expuso al ser entrevistada por PRO-SALUD News la doctora Zulema Man, médica especialista en Endocrinología, Medicina Nuclear y Osteología, miembro fundador de la Sociedad Argentina de Osteoporosis (SAO).

En cuanto a este último punto la especialista, también directora Médica del Centro TIEMPO y de los Cursos de posgrado en Osteología de la Universidad Favaloro, comentó: "Lo ideal es realizar ejercicios que combinen actividades aeróbicas, caminatas, bicicleta o natación, siempre teniendo en cuenta las limitaciones propias de la edad. Universalmente se recomiendan el Tai Chi Chuan y el aqua gim, ya que permite adquirir mayor equilibrio y reflejos, en el primer caso, y mayor agilidad en el segundo".

No obstante, al margen de todas estas medidas, la doctora Man indicó que al comenzar la menopausia todas las mujeres deben someterse a una densitometría ósea, un estudio que mide el "capital óseo", y que por ende ayuda a los especialistas a determinar si es necesario realizar o no un tratamiento correctivo. 

"En esta instancia hay que tener en cuenta el historial de fracturas previas, sobre todo de cadera en familiares de primer grado, así como también la existencia de trastornos de mala absorción intestinal, o el historial de utilización de corticoides por períodos prolongados, etc", expuso la especialista. 

"Aún en caso de requerir un tratamiento correctivo, mantener la adherencia a éste y mejorar los buenos hábitos cotidianos favorecen la disminución de las fracturas y aseguran una mejor calidad de vida", añadió Man. 

Los tratamientos

La osteoporosis es una enfermedad crónica y debilitante en la cual los huesos se van volviendo "porosos" y por ende corren más riesgo de fracturarse. Cuando los hábitos para la prevención no fueron los adecuados, o cuando el daño ya progresó y es necesario realizar un tratamiento correctivo, hay diversas opciones.

"Si bien existen tratamientos para la osteoporosis desde hace aproximadamente 30 años, hay muchos estudios adonde se evidencia que los pacientes no cumplen en forma correcta con los esquemas indicados. En Argentina, la adherencia al tratamiento ronda el 50 por ciento, lo que evidentemente reduce la eficacia de los mismos", señaló la especialista. 

"Cada grupo de moléculas que existe para el tratamiento de la osteoporosis tiene diferente mecanismos de acción. Los tratamientos estándar más utilizados en nuestro país y también en el mundo, son sustancias que se adhieren al hueso y actúan inhibiendo la acción del osteoclasto (la célula destructora del hueso o la célula que produce la 'pérdida'), de manera que cuando el osteoclasto comienza a 'destruir' el hueso, son incorporadas dentro del mismo y por toxicidad anulan la actividad de esta célula", remarcó la doctora Man. 

En este sentido, recientemente se presentó una nueva opción. Se trata de denosumab perteneciente al laboratorio GlaxoSmithKline (GSK) que actúa de manera diferente, ya que "ataca" el RANK Ligando (RANK-L), un regulador esencial de los osteoclastos que protege al hueso con un mecanismo similar al fisiológico. 

"Otra de sus características es que, a diferencia de otras medicaciones que se administran por vía intravenosa u oral, ésta nueva opción incrementa la adherencia ya que se aplica cada seis meses mediante una inyección subcutánea", completó la especialista. 


Número de matrícula del especialista consultado:


- Dra. Zulema Man: M.N. 35.037