Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

La EPOC será la tercera causa de muerte mundial

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica se origina por el consumo del cigarrillo y ya se habla de que en el 2030 será  la tercera causa de muerte en el mundo. El Doctor Ramón Alchapar dio detalles de un nuevo medicamento  para tratar esta enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.Por Silvina CastroTodo Salud

03 de junio de 2011, 19:15.

La EPOC será la tercera causa de muerte mundial

Ampliar imagen


En el marco de las actividades por el “Día Mundial sin Tabaco”, que fue el pasado 31 de Mayo, el doctor Ramón Alchapar (Vicepresidente de la Asociación Argentina de Enfermedades Respiratorias) le explicó a “Todo salud” de qué se trata esta patología, qué personas pueden contraerla y qué opciones de tratamiento existen.

 La enfermedad pulmonar obstructiva está compuesta  por un grupo de enfermedades, el efisema y la bronquitis crónica. Tiene dos características relevantes es prevenible, ya que “si uno no fuma no la desarrolla” y es progresiva, porque “a través del tiempo se va agravando su sintomatología”, expresó el Doctor Alchapar.

Este mal se manifiesta, generalmente, después de los 40 años, luego de una historia de tabaquismo de más de 20 años de fumar 10 a 20 cigarrillos por día. Es importante aclarar que no todos los fumadores desarrollan la EPOC, sólo un 20 a un 22%, habitualmente presentan mayor predisposición personas con una historia previa de hiperactividad bronquial.

El profesional reveló que la principal problemática de esta enfermedad es que “está subdiagnosticada en un 90%, sólo se conocen un 10% de los enfermos de EPOC (se la confunde con asma). El retraso en el diagnóstico conlleva a un empeoramiento y a un deterioro de la función respiratoria”.

Para evitar las peores consecuencias, es importante prestar atención a los síntomas que alertan sobre la presencia de esta patología: la conocida tos del fumador, falta de aire, disminución de la calidad del proceso pulmonar, agrandamiento de los campos pulmonares, entre otros.

Lógicamente la calidad de vida del paciente se ve seriamente afectada, comentó Alchapar. Las complicaciones varían desde “la disminución de la capacidad laboral, reducción de actividades físicas y actividades cotidianas, hasta el mayor riesgo de desarrollar infecciones en la función respiratoria. En casos extremos los pacientes terminan su vida con oxígeno suplementario”.

Existen múltiples formas de abordar esta enfermedad, pero el tratamiento central se realiza con medicamentos broncodilatadores (son corticoides con o sin antiinflamatorio), que se utilizan para luchar contra la obstrucción bronquial. Antiguamente se usaban cada 4 horas, 6 horas y últimamente cada 12 horas.

Actualmente se está implementando el uso de Indacaterol, medicina que tiene la ventaja de contar con mayor tiempo de acción, se usa sólo una vez por día y, si bien no cura la enfermedad, mitiga la obstrucción bronquial, mejora la función respiratoria y por supuesto mejora la calidad de vida.

Para concluir con el tema Ramón Alchapar dejo claro que esta enfermedad, no se cura con ningún medicamento y que lo ideal sería no fumar y no desarrollarla.