Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Hacen falta cambios en la ley actual para disminuir el gasto en salud por enfermedades causadas por el cigarrillo

Este es el objetivo del Proyecto "Buenos Aires, Ciudad Libre de Humo" en el marco del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo. Las principales modificaciones a la ley 1.799 sancionada en 2005 pasan por eliminar las excepciones, sobre todo la existencia de lugares para fumadores en los establecimientos públicos con más de 100 metros cuadrados. Mientras esta reforma avanza en la legislatura, a nivel nacional hay tres proyectos de ley para declarar a la Argentina país 100 por ciento libre de humo de tabaco.

05 de septiembre de 2010, 16:19.

Hacen falta cambios en la ley actual para disminuir el gasto en salud por enfermedades causadas por el cigarrillo

Ampliar imagen


Los costos directos de atención médica de enfermedades causadas por el tabaquismo en los hospitales públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) representan el 12 por ciento del presupuesto destinado a salud. Esto quiere decir que anualmente se gastan $493 millones, según los datos que surgen de un estudio efectuado por el doctor José María Bruni, médico cirujano, especialista y magíster en Sistemas de Salud y Seguridad Social, realizado en el marco del Proyecto "Buenos Aires, Ciudad Libre de Humo" desarrollado por el Programa de Prevención y Control del Tabaquismo (PPCT).


Dr. José María Bruni

Con estos datos, los representantes de la iniciativa pretenden reforzar el impulso que ya tiene la modificación de la ley porteña 1.799 sancionada en 2005 y vigente actualmente, que si bien establece la prohibición de fumar en lugares públicos, presente excepciones como por ejemplo la referida a aquellos sitios que poseen más de 100 metros y por ende pueden disponer de un área para fumadores.

"Este estudio representa un argumento más para reafirmar la necesidad de contar con leyes que controlen el consumo de tabaco. Actualmente en la legislatura porteña está avanzando el proyecto que pretende convertir a la ciudad en 100 por ciento libre de humo (se trata de una iniciativa flexible que permite realizar cambios de acuerdo a las oposiciones que pueda ir planteando la industria tabacalera), pero además a nivel nacional recientemente uno de los tres proyectos en danza acaba de recibir plena aceptación en la Cámara de Senadores", expuso en declaraciones realizadas durante la presentación de los resultados del estudio, la doctora Marta Angueira, coordinadora del PPCT.



Dra. Marta Angueira

"Esto quiere decir que estamos muy cerca, a un pasito nada más de poder convertirnos en un país en el cual el dinero que actualmente se gasta en atender los costos directos (calculados por el estudio) e indirectos relacionados con las enfermedades causadas por el cigarrillo, puedan destinarse a otros ámbitos de la atención sanitaria", agregó la especialista en declaraciones realizadas a PRO-SALUD News.

Para el estudio realizado por el doctor Bruni se consideraron cuatro enfermedades que representan el 70 por ciento de las patologías relacionadas con el cigarrillo: el cáncer de pulmón, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el Infarto Agudo de Miocardio (IAM) y el Accidente Cerebrovascular (ACV) isquémico, que es el más frecuente.


Dra. Silvia Cortese

"Si tenemos en cuenta que éstas cuatro cubren sólo el 70 por ciento, y realizamos una estimación por el 30 por ciento restante, obtendremos que se gastan en salud anualmente 918.614.114 pesos. Pero esa cifra debe recortarse, porque lo que intentamos determinar con la investigación fue el presupuesto que se destina en hospitales públicos que es aproximadamente el 48 por ciento de esa cifra. Así llegamos a la conclusión de que atender a todos los fumadores le cuesta al Gobierno de la Ciudad 440.934.774 pesos. Si finalmente añadimos el 12 por ciento correspondiente a los fumadores pasivos llegamos a la cifra total de 493 millones, que corresponde al 12 por ciento del total del presupuesto dedicado a salud", detalló el especialista.

Además, sobre estas cuatro enfermedades se calculó el riesgo relativo, es decir la posibilidad de que en comparación con una persona que no fuma y nunca lo hizo, una fumadora pero también una ex fumadora se enfermen. Por ejemplo, para el cáncer de pulmón se estima que un fumador tiene 23 por ciento más probabilidades de contraer esa patología, y un ex tabaquista nueve por ciento.

En cuanto a la EPOC -que en términos individuales es la patología que menores costos de atención requiere de las cuatro, pero por la cantidad de personas que la padecen, en términos generales es la que más dinero le insume al GCBA-, el riesgo es 15 por ciento mayor para un fumador y 13 por ciento para alguien que dejó.

"Si bien se trata de números, todos estos datos son muy importantes porque ahora y cada vez más los gobiernos están empezando a prestarle atención", sostuvo el doctor Bruni.

La doctora Angueira por su parte añadió que eso es sumamente importante porque así como los efectos del tabaquismo se hacen visibles luego de muchos años de adicción, los beneficios de la reducción del gasto también se materializarán en muchos años, de manera que cuánto antes se empiece a trabajar por la cesación, mejor será la perspectiva a futuro.

"Por eso es fundamental que contemos con una ley que termine con las excepciones. Porque únicamente de esa manera estaremos ayudando: está demostrado que con la restricción total es mucha más gente la que deja de fumar o la que por lo menos fuma menos", refirió.

"En caso que la ley nacional se aprobara antes que la del GCBA, la ciudad únicamente debería adherir. Sin embargo, por las dudas que eso no ocurra tenemos que seguir adelante con el proyecto individual, porque la Ciudad de Buenos Aires se merece ser 100 por ciento libre de humo de tabaco”, concluyó Angueira durante la presentación de los resultados de la investigación 'Costos Directos de la Atención Médica de las Enfermedades Atribuibles al Tabaquismo en los Hospitales Públicos del ministerio de Salud del GCABA'" en la cual también estuvo presente la doctora Silvia Cortese, coordinadora de la Red Tabaco o Salud del GCBA y médica especialista en Toxicología del Hospital Fernández.

"Como para la instrumentación de una ley de tales características es fundamental la puesta en marcha de un sistema que favorezca y guíe la cesación, el GCBA cuenta con 16 hospitales en los cuales se brinda atención en este sentido", finalizó Cortese.



Número de matrícula de los especialistas consultados:


- Dr. José María Bruni: M.N. 78.238

- Dra. Marta Angueira: M.N. 70.883

- Dra. Silvia Cortese: M.N. 68.057