Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El tratamiento interdisciplinario ayuda a mejorar el pronóstico de la espasticidad

Una patología que se genera como consecuencia de lesiones del sistema nervioso central. Esta sintomatología consiste en la resistencia de los músculos a movilizarse, algo que impacta seriamente en la vida cotidiana. Es muy característica en las etapas posteriores a los accidentes cerebrovasculares. Destacan que es importante la puesta en marcha de un abordaje encabezado por fisiatras, kinesiólogos y neurólogos, entre otros.

23 de agosto de 2010, 18:15.

El tratamiento interdisciplinario ayuda a mejorar el pronóstico de la espasticidad

La espasticidad es una condición caracterizada por el incremento del tono muscular y la resistencia de los músculos a movilizarse. Puede tener varios orígenes o desencadenantes, como por ejemplo los traumatismos de cráneo, las lesiones medulares, la parálisis cerebral, la esclerosis múltiple, los accidentes cerebrovaculares y determinados cuadros clínicos; lo común en todos ellos es la presencia de daño en el sistema nervioso central, situación que genera movimientos involuntarios y por ende espasticidad.
 


Imagen representativa de una mano afectada por la espasticidad

Debido al esfuerzo que quien padece esta patología debe realizar para movilizar sus músculos como consecuencia de la resistencia que éstos oponen, la espasticidad afecta seriamente la calidad de vida, razón por la cual suele ser necesaria la puesta en marcha de un tratamiento interdisciplinario en el cual no sólo intervengan diferentes especialistas, sino que además se pongan en marcha los más variados recursos.

Así, con el principal objetivo de mejorar la movilidad y consecuentemente disminuir los síntomas y signos de la enfermedad -entre los cuales se destacan fatiga, cansancio, contracturas, movilidad reducida, dolor, dificultad para realizar tareas cotidianas o controlar y mantener una postura y el mayor riesgo de caídas- , debe conjugarse la experiencia de neurólogos, kinesiólogos, fisiatras, terapistas ocupacionales y masajistas.

"Por lo general, el tratamiento comienza con la administración de medicación oral que puede combinarse con otras herramientas disponibles como la colocación de ortesis o yesos e inclusive toxina botulínica. La idea de esta combinación es mejorar la función muscular para facilitar la movilidad del paciente y favorecer su trabajo de rehabilitación", explicó a PRO-SALUD News la doctora Silvia Mamone, médica fisiatra y especialista en Rehabilitación, miembro de la Asociación de Medicina Física y Rehabilitación.

"El objetivo del tratamiento interdisciplinario de la espasticidad es mejorar la calidad de vida del paciente y su independencia diaria, desarrollando al máximo su capacidad para lograr la incorporación a su vida familiar y escolar o laboral", agregó la especialista.

Por otro lado, entre las metas del tratamiento se cuenta evitar la deformación de los miembros más afectados por la espasticidad -los brazos, por ejemplo- siempre procurando trabajar la movilidad.

"Tengamos en cuenta que por causas diferentes y con características variadas -en el primer caso como consecuencia de otras afecciones o traumatismos, y en el segundo por fallas ocasionadas al momento del nacimiento e inclusive en el vientre materno- la espasticidad afecta tanto a adultos mayores y ancianos como a niños. Por eso lo importante es llegar rápido al diagnóstico y recurrir a todos los elementos que se tengan a mano para que no se genere daño muscular permanente", expuso por su parte al ser consultado por esta agencia el doctor Javier Ziliani, médico neurólogo, integrante del instituto de neurología y neurocirugía de La Plata Prof. César Burry.



Número de matrícula de los especialistas consultados:


- Dra. Silvia Mamone: M.N. 57.775

- Dr. Javier Ziliani: M.P. 111.195