Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El oficio de ser una mamá que nutre

Por Marianela Aveni Metz para Todo Salud No existe sobre el planeta, forma más sencilla de facilitar el alimento más sano e ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños. La OMS (Organización Mundial de la Salud), UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) y todas las fundaciones y asociaciones que de dedican a trabajar por la lactancia, recomiendan como imprescindible el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses del recién nacido y hasta un mínimo de dos años.

04 de octubre de 2010, 21:20.

El oficio de ser una mamá que nutre

Ampliar imagen


La lactancia materna es la forma natural y propia de la especie humana para la alimentación de lactantes y niños pequeños, lo cual no es preciso demostrar con pruebas científicas.

Hace 20 años que nació la declaración de Innocenti donde se plantearon los 10 pasos a seguir para generar los Hospitales Amigos de la Madre y el Niño. La OMS fue planteando también, metas más firmes para lograr que las mujeres entiendan que no hay nada mejor que la lactancia materna. Durante 20 años, más de 20.000 maternidades (el 28% de todo el mundo) han implementado estos 10 pasos y han sido certificados como Hospitales Amigos de la Madre el Niño.

 

En esta ocasión, nos encargaremos de conocer un poco más sobre los Bancos de Leche Humana y sobre la posibilidad de amamantar que tienen las mamás adoptivas a través de técnicas muy simples. Para ello, Todo Salud conversó con el Dr. Luis Argés,  responsable del futuro Banco de Leche del Hospital Lagomaggiore de Mendoza y la Prof: Patricia Giudice, secretaria y asesora en lactancia del IMBECU.

 

Entrevista al Dr. Luis Arges.

 

- La OMS acreditó en el 2001 a los Bancos de Leche Humana como uno de los mejores entes sanitarios en la protección de mortalidad infantil y en la protección del amamantamiento. El primer Banco de Leche Humana fue creado en Viena en el año 1900, en 1910 en Boston, en Bs. As. en 1921 y en Rio de Janeiro en 1923. Sabemos que Argentina tiene su historia y que empezó en el Hospital Lagomaggiore…

- Si… llegamos tarde pero acá estamos… En el ‘85 había un Banco de Leche, pero en esa época se descubrió el virus del sida, entonces desde ahí se prohibió completamente que otra mamá diera de amamantar a otro niño. Desde ese momento estamos trabajando en que la mamá amamante solo a su bebé y con la leche que ella produce. Después del virus en Argentina nos quedamos muy paralizados y creamos lo que se conoce como Lactarios de Leche Humana para las mamás que tienen a su bebé internado, nosotros cuidamos la leche y después se la administramos a los bebes por zonda.

 

- ¿Pero qué pasa cuando falta leche? Hay mamás que por varios motivos no les alcanza la leche para abastecer a su bebé…

- Claro, es ahí cuando recurrimos al banco de leche.

 

- ¿Cómo definiría Ud. este concepto?

- La definición sería un lugar fijo que siempre está involucrado en todas las acciones de fomento de lactancia materna…  hay una ley que tiene 3 años sobre este tema. Hay dos cosas importantes, para que esto funcione, que me gustaría destacar: solidaridad por parte de la mamá, y otro es que está fuera de comercio, es gratuito. Ojo! Estas son concepciones que están en la ley también.

 

- ¿Cómo funciona el Banco de Leche? ¿Sólo con las mamás de Hospital?

- El Banco recolecta o recibe la leche de la mamá donante, se selecciona la leche, se analiza y luego se hace la pasteurización, para darle seguridad a la leche y mantener sus propiedades. Es más… ni si quiera tienen que acercarse al Banco. Nosotros vamos hacia su casa, se le enseña cómo hacer la extracción con los elementos adecuados, la mamá lo va guardando en los recipientes especiales que les damos y un móvil del Banco irá a buscarlo.

 

- ¿Todos pueden ser donantes?

- Las mamás que están en el hospital y que tienen la posibilidad de extraer leche en cantidad, ya pueden ser donantes; pero el 99% de la leche se extrae de las mamás que ya están fuera del hospital.

 

- ¿Quienes reciben la leche que está en el Banco?

- El grupo prioritario que lo recibe son los bebés prematuros de menos de 1500 gramos, los que han tenido problemas de crecimiento, intervenciones quirúrgicas o alergia a las proteínas de las leches artificiales, entre otros. No es un grupo numeroso, pero tienen posibilidades de morir y para ellos es la ayuda.

 

- Es increíble pensar en mamás donantes habiendo tantas otras que no dan de mamar porque dicen que no tienen suficiente leche, o que su leche no es nutritiva…

-La biología del cuerpo ha permitido que si hay estimulación se produzca leche y una mamá bien alimentada es fuente de alimento para su bebé durante mucho tiempo, más de lo que muchos creen.

 

 

Un Banco de Leche Materna es

un servicio especializado,

responsable por la promoción, protección y

apoyo a la lactancia materna.

Realiza actividades de recolección del

excedente de leche de la madre que

amamanta, la procesa, controla su calidad,

la clasifica, conserva y distribuye.

También lleva adelante investigaciones, así como actividades de

desarrollo tecnológico, información y educación.

 

 

Las mamás de corazón también pueden dar la teta…

 

La relactación o la inducción a la lactancia es el método que se usa para que un bebé pueda ser beneficiado con la lactancia materna cuando los pechos de su mamá no tienen leche. Esto puede deberse a una enfermedad, a falta de información o a una adopción.

 

¿Quién puede relactar? Todas las mamás que no hayan podido lograrlo por métodos naturales.

Cada caso es una experiencia particular y como tal, las diferencias entre cada uno pueden ser muy amplias. Será necesario construir un plan personalizado y adaptado a las circunstancias y preferencias de cada mamá y su bebé.

Es importante conocer todas las técnicas o recursos para poder encontrar el sistema que mejor se puede adaptar a cada caso.

Patricia Giudice, además de profesora, es secretaria y asesora en lactancia del IMBECU y aseguró a Todo Salud que todas las mamás adoptivas pueden disfrutar de este proceso tan significativo y hermoso de la vida humana. Al respecto comentaba lo siguiente:  “Nosotros, desde el IMBECU recomendamos que las mamás pidan a los pediatras que las conduzcan y ayuden en este proceso, que requiere de una preparación hormonal muy sencilla. De esta manera, se prepara artificialmente al futuro bebé y a su mamá para que al cabo de unos días y con técnicas muy sencillas, pueda poner en funcionamiento su organismo para producir leche”

El tiempo puede ser muy variable de una mujer a otra y estará condicionado por distintos factores. No será lo mismo para una madre que simplemente ha interrumpido la lactancia hace unos días que para otra que la ha interrumpido hace semanas, meses, lleva años sin amamantar o no ha amamantado nunca

Con respecto al proceso, la Prof. Giudice, explicó que: “La lactancia se induce hormonalmente mediante la inhalación de oxitocina, que es una de las hormonas que van a intervenir en este proceso de fabricación y eyección láctea. Si bien con el  relactador se va a simular lo que puede ser la eyección de la leche, lo fundamental es el estímulo, por eso hay que contar si o si con la succión del bebé o puede ser artificialmente con una bomba. Este bebé a través del relactador va a succionar, alimentarse y al mismo tiempo estimular a la glándula hipófisis de su mamá para la liberación de las hormonas que logran la producción de la leche”.

 

Pero ¿qué es el relactador? Consiste en un recipiente, del que salen dos tubitos muy finos que van hasta cada pezón. Aquí se colocará la leche artificial, así el bebé es alimentado mientras succiona del pecho y al mismo tiempo estimula a los receptores del pezón para aumentar la producción. El relactador, lleva una cuerda para que la madre se lo ponga al cuello cómodamente y quede a la altura deseada. Es importante que no quede muy alto, para que la leche no salga con excesiva presión, ni muy bajo para evitar que el bebé se agote succionando con mucha fuerza. Lo ideal es colocarlo a la altura del pecho.

 

Giudice aseguró a Todo Salud que una vez que se dispara este proceso natural sigue como el de cualquier mujer, sabiendo que la lactancia no tiene horarios y es siempre a demanda.  “Es un proceso que no se logra de un día para otro, pero se logra… y se logra con asistencia, con acompañamiento del profesional, de la familia y de nosotros, que estamos dispuestos a acompañar a esta situación que verdaderamente es posible”.