Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El médico al alcance de la computadora

Por Marianela Aveni Metz para Todo Salud   Todos sabemos qué significa el término “medicina”, ahora bien, “tele” en griego significa distancia. La Telemedicina es un recurso tecnológico que posibilita la optimización de los servicios de atención en salud, ahorrando tiempo y dinero y facilitando el acceso a zonas distantes para tener atención de especialistas.

23 de agosto de 2010, 18:29.

El médico al alcance de la computadora

Ampliar imagen



Fue Norman Jefferis Holter quién a mitad de este siglo, junto a Gengerelli y

Glasskock, inició exitosamente la exploración de los parámetros biológicos "sin tocar al hombre, consiguiendo con el tiempo, que un medio audiovisual, acerque a profesionales alejados físicamente y les permita de esta manera, mejorar el enfoque diagnóstico y coordinar entre ellos la actitud terapéutica a seguir sobre pacientes igualmente distantes”.

 

La telemedicina tiene su aplicación concreta en traumatología el Dr. Gonzalo Rubies, médico traumatólogo de la Clínica Arizu detalla cómo se desarrolla en la provincia: “Las ventajas que tiene esto es que nos podemos conectar con distintos centros del mundo vía Internet y así realizar interconsultas, participar de ateneos, etcétera. Este sistema tiene dos ventajas importantes: la capacitación y el ejercicio profesional: la teleconferencia nos da la posibilidad de discutir algunos casos y buscar soluciones sin que el paciente se traslade a algún punto del país. Tuvimos la iniciativa con el objetivo de hacer un curso que se hacia sólo en Buenos Aires y ahora ya tenemos la posibilidad de tener una clase sin necesidad de viajar. Este mismo equipo nos permite hacer video conferencia con Brasil e Italia y podemos verlos operar y hacerle preguntas con sólo estar inscriptos en el curso”.

Tal como lo cuenta el Dr. Rubies, la telemedicina incluye tanto diagnóstico y tratamiento, como también la educación médica: telediagnosis, teleconsulta; reuniones médicas para obtener segundas opiniones, almacenamiento digital de datos, historias clínicas, entre otros.

Con este avance, trabajar o estudiar es mucho más fácil, rápido y económico: se reduce al máximo el tiempo entre la toma de exámenes y la obtención de resultados, o entre la atención y el diagnóstico certero del especialista, evitando en este último caso, que deba viajar el paciente o el médico con las complicaciones que ello significa.