Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

"El Mal de Chagas es una enfermedad social"

 En el marco del XXXVI Congreso Argentino de Cardiología, el Dr. Rubén Storino, Miembro titular de la Sociedad Argentina de Cardiología (S.A.C), afirmó que los pacientes que padecen el Mal de Chagas y que poseen un menor nivel socioeconómico, son los que más sufren complicaciones cardíacas, según el informe Multicéntrico de la Enfermedad del Chagas en Argentina.  “Con esto se deduce que si bien es una enfermedad orgánica, es a su vez, una enfermedad social”, aseguró.  

09 de octubre de 2010, 18:57.

"El Mal de Chagas es una enfermedad social"

Ampliar imagen


El Dr. Storino señaló que “la metodología utilizada fue a través de un muestreo de entre 2800 a 3000 personas que padecen la enfermedad, donde se cruzaron datos médicos con datos del orden social. El resultado general, fue altamente significativo, los pacientes enfermos de Chagas con menor nivel socioeconómico son los que más desarrollaban insuficiencias.

 

El informe realizado durante los años 2007 y 2009, por el Área de investigación de la Sociedad Argentina de Cardiología, demuestra que la cardiopatía chagásica se produce generalmente en pacientes que están expuestos a la vinchuca. “No es lo mismo una persona que vive en un racho y está expuesto a la picadura de la vinchuca que una persona que es picada ocasionalmente”, afirmó el Dr. Storinio, al tiempo que agregó: “Hay una relación directamente proporcional a la cantidad de tiempo que los enfermos vivieron en los ranchos en contacto con el insecto y los parásitos y el nivel que la enfermedad logra alcanzar. A mayor pobreza, más aguda se vuelve la enfermedad”.

 

Asu vez,  el medico cardiólogo Storino, aseguró que los factores educacionales y laborales son una gran influencia. “Las personas analfabetas no pueden conseguir trabajo, o consiguen trabajos muy desgastantes físicamente, en el caso de los pacientes con Chagas, esto los debilita y los vuelve más vulnerables.  

 

Por último destacó que hay varias formas de contagio de la enfermedad: por picadura de la vinchuca, por transfusiones sanguíneas o transplantes de órganos y congénitamente, de madre a hijo, en estos casos, los enfermos no han sufrido cardiopatías.