Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Cáncer génito-mamario: un caso más y ya van…

Por Marianela Aveni Metz para Todo Salud   El cáncer de mama y el de cuello de útero se caracterizan por el crecimiento o proliferación de células malignas en el tejido mamario y uterino respectivamente. El de mamas constituye la segunda causa de muerte femenina en nuestro país y el de útero suma, en el mundo 400.000 nuevos casos al año.

29 de noviembre de 2010, 20:57.

Cáncer génito-mamario: un caso más y ya van…

Si hablamos de cáncer de mamas, entre los principales factores de riesgo para contraerlo se incluyen: la primera menstruación a temprana edad, edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber dado a luz. Ser de raza blanca y tener antecedentes familiares son dos factores importantes a la hora de pensar en la prevención.

Las mamas o senos se componen de grasa (tejido adiposo), tejido conectivo y glandular. En este último, se encuentran las glándulas productoras de leche y de aquí nacen aproximadamente 20 conductos que transportan la leche hasta el pezón. Existe también una cadena de ganglios, situados en las axilas, que está relacionada con el tejido mamario y cumple una función clave en la detección del cáncer.

Existen dos tipos principales de cáncer de mama, el carcinoma ductal, que comienza en los conductos que llevan leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar que comienza en una parte de la mama compuesta por los lobulillos, que son los que producen la leche materna.[]

El cáncer de mama es más frecuente en las mujeres, incluso, ocupa el segundo lugar como causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares, de manera que la única herramienta más importante que tenemos es la del diagnóstico precoz, y se hace a través de la mamografía.

 

 

El Dr. Gustavo Tanús, es responsable del Programa Provincial de Prevención del Cáncer Génito-mamario y contó a Todo Salud que el Registro Provincial de Tumores ha arrojado un dato actualizado sobre la tasa de incidencia. Esto hace referencia a los nuevos casos de cáncer génito-mamario que hay por año. En Mendoza, la tasa de incidencia es 737 nuevos casos de cáncer de mama, y de cuello de útero 230 casos.

 

No existe, en la actualidad, un hecho o acción específicos que nos asegure la no aparición de cáncer, pero el estilo de vida y los controles periódicos pueden reducir el riesgo notablemente. Al respecto, el Dr. Tanús, afirma que: “(…) para todos los cánceres, la vida que nosotros llevamos es importante. Sabemos que el cigarrillo influye negativamente en cualquier tipo de cáncer; en el caso del cáncer de cuello de útero se ha visto una relación directa con el tabaco, porque se ha encontrado nicotina en el moco cervical. Si hay factores de riesgo específicos, sobre todo en el cáncer de cuello uterino, en el cual conocemos la causa: el HPV. Este es un virus que se trasmite por contacto sexual, entonces todas aquellas acciones, actividades relacionadas con la promiscuidad o el inicio de relaciones sexuales en edades tempranas, constituyen los factores de riesgo más importantes para la infección por HPV y la posterior aparición del cáncer de cuello uterino”

Al VPH o HPV del inglés, human papilomavirus, lo constituye un grupo de diversos virus. Se han identificado alrededor de 200 tipos diferentes de VPH. Sólo algunos de ellos pueden causar verrugas o condilomas, mientras otros pueden generar infecciones, cáncer cervical, de vagina, vulva, pene o ano. El gran problema del VPH es que, de estos 200 virus, la gran la mayoría no causa ningún síntoma. Es por este motivo, que la mayor parte de la gente infectada por VPH desconoce que lo está. []

Gustavo Tanús agrega que: “(…) la mayoría de las infecciones por VPH retrogradan solas, hasta el 80%. Cuando se detecta este virus, a través de un papanicolau, hay que controlarlo. Para que esa lesión se transforme en cáncer deben pasar 10 años o más, es decir que, haciendo controles periódicamente, evitamos que esta lesión se vaya degenerando. Existen tratamientos quirúrgicos muy pequeños y de esa forma nosotros garantizamos que esa lesión no vaya a terminar en un cáncer”.

 

Se dijo anteriormente que el factor hereditario es un punto importante a tener en cuenta a la hora de pensar en prevención. Al respecto, Ada Garceti, médica de familia de OSEP comentó que con la aparición de cualquier cáncer en la familia se deben agudizar los controles. “Cuando hay casos de cáncer en familiares directos (padre, madre, hija) algunos estudios específicos deberían adelantarse; así por ejemplo, la mamografía que está indicada después de los 40 años, en un paciente con antecedentes se iniciará 5 años antes”, agregó Tanús.

 

En cuanto a las medidas de prevención, el Dr. Tanús recomienda a las mujeres perder el miedo a los estudios ginecológicos. “Para hacer el diagnóstico precoz o detectar los primeros síntomas del cáncer de cuello, se realiza un papanicolau (…) desde que aparece la lesión precursora hasta que aparece el cáncer pasan diez años. Si se hace el estudio y se ve una lesión, hasta puede hacerse una microcirugía y evitamos un posterior cáncer de cuello (…).

El Papanicolau o PAP es un método diagnóstico que se realiza a las mujeres con el fin de detectar alteraciones a nivel del cuello del útero. Para realizarlo, se utiliza un aparato pequeño, llamado espéculo, que se introduce en la vagina. De esta manera, se puede visualizar el cuello uterino y obtener una muestra de la superficie que posteriormente será enviada a un laboratorio para su análisis exhaustivo. “El papanicolau debe comenzar a hacerse 3 años después de iniciada las relaciones sexuales, entendiendo que si hubo contacto con el VPH en la primera relación sexual, luego de 3 años vamos a ver una lesión. Si ese primer papanicolau dió normal, el segundo hay que hacerlo al año y si también dio normal o negativo hay que repetirlo cada 3 años. Según el criterio médico, la paciente deberá realizar este estudio cada 6 meses, un año, o 3 años”.

Con respecto a la detección precoz-prevención del cáncer de mama, la Dra. Ada Garceti indica que la única manera de detectarlo es a través de la mamografía. De todas maneras, nunca hay que descartar el autoexamen de las mamas. Señala también que las mujeres deben conocer su tejido natural, para poder detectar ellas mismas alguna anomalía en sus mamas. Hay un dato importante: aproximadamente el 80% de los nódulos que una mujer pueda llegar a palpar son benignos. “No toda pelotita que uno se toca es un cáncer” dice Tanús. Y agrega: “podemos estar en presencia de una displasia o una enfermedad fibroquística que son enfermedades bastante comunes, son benignas, tienen tratamientos con vitaminas y otros controles. Esa es la causa más frecuente de las durezas que una mujer puede descubrir en sus mamas”

 

En la observación de las mamas, la asimetría,  los cambios en la coloración de la piel, una secreción por el pezón, la retracción en alguna parte de la mama,  son motivos suficientes para consultar al médico. Cuando aparecen este tipo de síntomas, lo ideal es hacer una mamografía, pero cuando las mamas son muy fibrosas, debe complementarse este estudio con una ecografía mamaria.

 

Todos para uno y uno para todos…

 

- La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza

  Patricia Aldunate, coordinadora de programas preventivos de la dirección de salud nos cuenta sobre el programa Mil mujeres que está destinado a féminas de 45 a 50 años que no poseen obra social. El objetivo es facilitarle, a estas mujeres, el estudio de mamografía. Es un convenio que está firmado con el Coir y la Fundación Escuela de Medicina Nuclear. La idea es descomprimir la demanda que está teniendo el Hospital Lagomaggiore o el Hospital Central e incorporar a la mujer en el circuito preventivo. “Hay una edad, en la que, por lo general, dejan de asistir a los servicios de ginecología, suelen pasar mucho tiempo entre los estudios ginecológicos de rutina y especialmente entre las mamografías”. Este programa pretende facilitarle el acceso a las mamografías, asistiendo primero a las centros de salud municipales, allí les darán un turno. Estos centros están ubicados  en el barrio La Favorita, barrio San Martín, en el barrio Soberania Nacional  y el centro integrado comunitario (Teléfono: 4300441).

 

- El Ministerio de Salud.

  Existe otro programa provincial del Ministerio de Salud; se presenta como una opción más para las mujeres que no tienen obra social y colabora con aquellas que sí tienen, pero necesitan ayuda para realizar los trámites. El Dr. Gustavo Tanus, explicó a Todo Salud, cómo funciona este servicio. “El mamógrafo de la casa de la salud de la mujer comenzó a funcionar en el año 2008. Este año hemos duplicado la cantidad de mamografías debido a que hemos incorporado nuevos recursos humanos, particularmente al radiólogo, que es el que informa. A partir de junio de 2010 se hacen, por día, 25 mamografías y 10 ecografías mamarias. Esto constituye una cifra que nos pone en primer lugar en el país. Tenemos convenios con los municipios de toda la provincia los cuales se encargan del traslado de los pacientes con turnos previamente asignados. Hemos tenido la colaboración del ministerio de desarrollo, familia y comunidad, a través del instituto de la mujer y también desde las áreas de la mujer que tiene cada municipio”. (El teléfono es: 4203324 o 4251622. Casa de la Mujer. San Juan 504).

 

- OSEP

  Sergio Mortaloni, es subdirector  de atención primaria y promoción de la salud de la OSEP y cuenta que existe un mamógrafo que está recorriendo toda la provincia. “Desde hace 10 semanas empezamos a recorrer la provincia con el mamógrafo móvil. La campaña ha superado nuestras expectativas, la idea es llegar a las 5000 mamografías en el año, teniendo en cuenta que hay 60.000 mujeres en edad de hacerse mamografías, también sumamos aquellas que se hacen en el sanatorio Fleming, por supuesto que todas sin ningún cargo para los afiliados”. Las afiliadas de OSEP que quieran unirse a esta campaña deben comunicarse al 0810 333 1033.

OSEP también cuenta con un programa para la prevención de cáncer de cuello uterino. Actualmente se hacen 20.000 papanicolau al año, lo cual es un tercio de nuestra población.  “Dependemos de la llegada de la gente y del rol fundamental de los medios de comunicación”, aseguró Mortaloni.

 

Siendo una de las tantas muertes evitables, en Mendoza, mueren por año 268 mujeres de cáncer mama y otras 50 mujeres por cáncer de cuello de útero.

Respecto del cáncer de mama hay algunos datos importantes para tener en cuenta:

·                 Edad: el riesgo de contraer cáncer de mama aumenta con la edad. Siendo así cada vez más elevado luego de los 50 años. Esto no elimina la posibilidad de contraerlo en edades tempranas.

·                 Una cuestión de género: si bien los hombres también pueden presentar cáncer de mama, la relación con las mujeres de de uno en cien; las estadísticas muestran que las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama.

·                 Antecedentes familiares: la relación directa se presenta cuando padre, madre o hermanos han presentado la enfermedad antes de la menopausia o si ha afectado a los dos senos. La posibilidad de contraer cáncer aumenta también cuando se ha sufrido otro tipo de cáncer, especialmente de ovario o de colon.

Estilo de vida: la obesidad, el estrés, el colesterol, el sedentarismo son factores que contribuye