Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Alrededor del 10 por ciento de los casos de Parkinson presentan un componente hereditario

Están asociados a la mutación de múltiples genes. Es una de las enfermedades degenerativas más frecuentas. Se calcula que a nivel mundial afecta a entre el uno y dos por ciento de las personas mayores de 65 años. En el marco del 14º Congreso Internacional de Movimientos Anormales y Parkinson, realizado recientemente, se disertó sobre múltiples temas referidos a esta patología. Uno de los principales desafíos es alcanzar el control de los síntomas –movimientos imposibles de controlar-, y además desarrollar fármacos igualmente efectivos a los actuales pero con menor cantidad de efectos adversos.

20 de julio de 2010, 18:06.

Alrededor del 10 por ciento de los casos de Parkinson presentan un componente hereditario

"En cuanto a la enfermedad de Parkinson, si bien la población más vulnerable está conformada por las personas mayores de 65 años, lo cierto es que el riesgo también es grande para quienes tienen familiares que padecen esta patología degenerativa, que se encuentra entre las más frecuentes. De hecho, calculamos que a nivel mundial entre el uno y dos por ciento de la población dentro de esa franja etarea tiene Parkinson, y de esos, aproximadamente el 10 por ciento corresponde a casos familiares, es decir cuadros que se repiten en varias generaciones dentro de una misma familia como consecuencia de una mutación genética", sostuvo en declaraciones a PRO-SALUD News el doctor Federico Micheli, jefe del servicio de Neurología del Hospital de Clínicas José de San Martín, quien recientemente asistió al 14º Congreso Internacional de Movimientos Anormales y Parkinson, celebrado en Buenos Aires, y en el marco del cual se expusieron los principales temas relacionados con esta afección.


Es posible que en una misma familia se presente más de un caso de Enfermedad de Parkinson, aún en edad juvenil

Uno de ellos fue el de los tratamientos, no sólo del Parkinson sino también de otras enfermedades caracterizadas por los movimientos anormales, que afortunadamente son muchos. No obstante, tal como expuso el doctor Micheli, "no son todo lo buenos o efectivos que quisiéramos. ¿Por qué? fundamentalmente debido a que aún están asociados al desarrollo de complicaciones luego de varios años de tratamiento. Esto quiere decir que utilizados durante mucho tiempo, fármacos como la Levodopa (que es el más exitoso), puede provocar alteraciones motoras, así como también contribuir al desarrollo de movimientos anormales no parkisonianos (disquinesias), alucinaciones y psicosis".

"Justamente, por todos estos efectos adversos -agregó el especialista- en la actualidad el principal desafío pasa por encontrar soluciones igual de efectivas pero que además no produzcan estas consecuencias indeseables".

Sin embargo, otro de los principales puntos del Congreso fue la importancia de la detección precoz de la enfermedad (que es la segunda más frecuente entre las degenerativas del sistema nervioso central, sólo precedida por la Enfermedad de Alzheimer) para lo cual existen diversos métodos de diagnóstico, así como también el desarrollo de un sistema que permita identificar los diferentes tipos genéticos de Parkinson.

Respecto a la situación local, tanto el doctor Micheli como el doctor Oscar Gershanik, médico neurólogo, director científico del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro refirieron: "No hay estadísticas disponibles sobre la prevalencia del Parkinson en nuestro país, pero tampoco hay porqué pensar que las cifras sean diferentes a las de otros sitios, en los cuáles no sólo se registran datos que hablan de entre el uno y dos por ciento de los mayores de 65 años afectados, sino que además hacen referencia a una leve preponderancia masculina. También vale mencionar que si bien son mucho menos frecuentes, también hay casos de Parkinson juvenil".

Finalmente, sobre uno de los temas claves: la posibilidad de prevención, en el Congreso quedó establecido que por el momento no hay chances de enfrentar esta enfermedad antes que aparezcan sus primeros síntomas, aunque sí es posible retrasar su evolución con medicación.

"Sabemos que cuando los síntomas motores comienzan, eso quiere decir que el Parkinson ya se ha instalado hace varios años. Por esa razón y con el objeto de tratarlo desde el inicio se han estudiado sus principales manifestaciones no motoras, entre las que se cuentan la pérdida del olfato, la constipación, la depresión y el trastorno del sueño conocido como REM (siglas de rapid eye movement o movimiento rápido de ojos), que pueden preceder en años a los signos motores, que son los característicos de esta patología, abriendo entonces una puerta para 'actuar antes' y de manera más eficaz", concluyó el doctor Federico Micheli.



Número de matrícula de los especialistas consultados:


- Dr. Federico Micheli: M. N.:44.911

- Dr. Oscar Gershanik: M.N. 40.777