Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Advierten sobre la importancia de controlar la aparición de verrugas genitales

Estas lesiones suelen ser benignas y pueden presentarse tanto en mujeres como hombres. Son visibles, molestas y muy contagiosas. En algunos casos, además, representan la puerta de entrada al cáncer de cuello de útero. 

19 de septiembre de 2011, 10:28.

El HPV o virus del Papiloma Humano es la infección de transmisión más frecuente por vía sexual, pero además es una condición infaltable para el desarrollo de un cuadro sumamente peligroso: el cáncer de cuello de útero, que en la Argentina es la causa de muerte de 2 mil mujeres al año. 

No obstante, afortunadamente, no todas las infecciones por HPV terminan en cáncer de cuello de útero, ya que algunas provocan el desarrollo de cuadros benignos y visibles: las verrugas genitales.

Estas, sin embargo, deben ser debidamente controladas porque son muy contagiosas. De hecho, se calcula que cuando una persona tiene relaciones sexuales con otra que tiene la infección -sea mujer u hombre, porque las verrugas genitales afectan a ambos sexos por igual- el riesgo de contagio es mayor al 70 por ciento. 

"Cuando la mujer se acerca a la consulta se evalúan las lesiones precancerosas de la vulva y la vagina, pero además se realiza el tratamiento de las verrugas que en la actualidad afectan al 2,5 por ciento de las mujeres en Argentina. La presencia de verrugas genitales no necesariamente se relaciona con el cáncer de cuello de útero, pero el hecho de tenerlas indica que el virus está presente. Lo positivo es que dada su visibilidad, las verrugas genitales son muchas veces las que motivan la consulta: la mujer las advierte en ella o en su pareja y se acerca al especialista", comentó al ser consultado por PRO-SALUD News el doctor Silvio Tatti, director del Programa de Prevención de HPV del Hospital de Clínicas José de San Martín y presidente electo de la Federación Internacional de Colposcopia (IFCPC).

"El programa que tenemos en el Clínicas desde hace tres años, el primero en su tipo, dedicado especialmente al tratamiento multidisciplinario y global de las patologías del tracto genital de la mujer, se maneja o por atención espontánea o por derivación. Participan ginecólogos, obstetras, dermatólogos, patólogos y psicólogos. Las consultas se realizan en el momento y se lleva adelante el estudio integral. Es decir, hacemos el control clínico del cuello de útero, la vulva, la vagina y la región anal, pero además realizamos una colposcopia y una vulvoscopía", agregó el doctor Tatti.

Lo importante, más allá de la primera consulta realizada al momento de advertir las verrugas, es continuar con los controles dado que, tal como refirió el doctor Tatti, "las verrugas genitales son muy recidivantes. Esto quiere decir que, por lo menos en el 30 por ciento de los casos, vuelven. La causa de la repetición es la presencia del virus, que ya está en el organismo. De manera que la única forma para tenerlas a raya, es cumplir con los controles, sobre todo si la mujer fuma porque está comprobado que el tabaquismo es un factor de riesgo para la repetición del cuadro". 

Algunos datos puntuales sobre la infección:

- Se estima que el 70 por ciento de las mujeres que inicia sus relaciones sexuales adquiere una infección por HPV en los primeros 5 años.
- También se sabe que las verrugas anogenitales son una de las manifestaciones más frecuentes de esta infección.
- Éstas predominan en jóvenes, dado que la edad de mayor frecuencia es entre los 20 y los 29 años, y el mayor índice de prevalencia se da entre los 20 y 24 años, sin distinción de grupo étnico ni estado socioeconómico.
- Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 30 millones de personas padecen verrugas genitales.
- La posibilidad que las verrugas recidiven alcanza el 40%.
- Las y los pacientes afectados por verrugas genitales sienten que su calidad de vida disminuye considerablemente, sobre todo a nivel sexual.

Número de matrícula del especialista consultado:

- Dr. Silvio Tatti: M.N. 54.387