Aconsejan chequeos cardiológicos antes de iniciar prácticas deportivas

08 de julio de 2014, 11:06.

Aconsejan chequeos cardiológicos antes de iniciar prácticas deportivas

Ampliar imagen


Es importante adoptar un estilo de vida activo, ya que el sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) recordó la necesidad de descartar problemas de base mediante una consulta con el cardiólogo, en especial en mayores de 35 años.

Buenos Aires, 8 de Julio de 2014.- Realizar actividad física es importante para proteger la salud del corazón. Sin embargo, antes de emprender una práctica nueva (deporte, gimnasia u otras), es recomendable realizar un chequeo médico para descartar ciertas condiciones cardiológicas que podrían agravarse con el ejercicio. Así lo afirmaron especialistas del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), enfatizando la necesidad de controles, en especial en mayores de 35 años. El Dr. Arturo Fernández Murga, médico especialista en Cardioangiología Intervencionista y Presidente del CACI, aseveró que "el sedentarismo, es decir, la actividad física insuficiente, se considera desde el año '92 un factor de riesgo mayor para enfermedad cardiovascular. Se recomienda a todas las personas que adopten un estilo de vida activo, aconsejándose un mínimo de cinco estímulos semanales. Sin embargo, a menudo nos sorprenden noticias relacionadas a la muerte súbita (MS) de deportistas durante sus rutinas. Esta es sin duda, una de las peores pesadillas que se pueda imaginar en un campo deportivo. Los atletas representan el paradigma del hombre en salud, y parece increíble que una persona con desempeños atléticos de excelencia pueda ser víctima de estas catastróficas situaciones. Estas tragedias provocan miedo y generan incertidumbre". La muerte súbita es aquella que ocurre en forma brusca e inesperada dentro de la primera hora del inicio de los síntomas en un individuo supuestamente sano. En el deporte, puede presentarse en cualquiera de las etapas de la actividad, ya sea durante el precalentamiento, en el entrenamiento o competencia propiamente dicha o después de terminada la misma. El Dr. Juan Francisco Arellano, médico especialista en cardioangiología intervencionista y Coordinador de la Carrera de Médico Especialista en Hemodinamia, Angiografía General y Cardioangiología Intervencionista UBA-CACI, detalló que “la muerte súbita es la forma de presentación más grave de la enfermedad cardiovascular. El diagnóstico de la misma se basa en la identificación del paro cardiorrespiratorio (perdida súbita de conciencia, asociado a ausencia de pulso y respiración). Otra forma de presentación es el infarto agudo de miocardio, que se caracteriza por un dolor de pecho intenso, generalmente de tipo opresivo, asociado muchas veces a falta de aire y sensación de muerte inminente. En estos casos se hace prioritario realizar un cateterismo cardiaco de urgencia para identificar la arteria ocluida y re permeabilizarla con una angioplastia”. Lo cierto es que estos eventos son muy poco frecuentes, aproximadamente 1/300.000 personas/año, y se presentan por lo general en quienes padecen enfermedades cardiovasculares pero no lo saben, ya que se encuentran asintomáticas. "Es decir que el ejercicio no la causa, sino que es solo el gatillo que dispara un evento cuando el terreno es propicio, o sea en un corazón enfermo", aclaró el Dr. Arellano. La muerte súbita en el deporte se debe a “cardiopatías congénitas en más del 80% de los casos en los menores de 35 años”, en tanto que “la enfermedad de las arterias coronarias (obstrucciones coronarias de origen ateroesclerótico) es la causa más frecuente en los mayores de 35 años”, reveló el Dr. Guillermo Oscar Migliaro, médico especialista en cardioangiología intervencionista y Coordinador de la Carrera de Médico Especialista en Hemodinamia, Angiografía General y Cardioangiología Intervencionista UBA-CACI. Por este motivo, todas las personas, especialmente los mayores de 35 años, deben realizarse controles médicos antes de iniciar una actividad física o deportiva. "El chequeo básico consiste en la realización de la historia clínica, el examen físico y el electrocardiograma. Los antecedentes de muerte súbita en los familiares directos son muy importantes y pueden conllevar a la realización de exámenes cardiovasculares más profundos. El electrocardiograma de esfuerzo, también conocido como ergometría, se recomienda en aquellos pacientes mayores de 35 años que estén por comenzar un programa de actividad física. Para aquellos que realizan actividad física más intensa o competitiva se recomienda la realización de un ecocardiograma para descartar anormalidades estructurales del músculo cardíaco como es el caso de la miocardiopatía hipertrófica", indicó el Dr. Migliaro. E insistió en remarcar que “todos deben realizar tal chequeo, tanto quienes concurren a un club o gimnasio como aquellos que realizan actividades en forma esporádica o por su cuenta”. Las condiciones que causan las muertes súbitas en atletas difieren según la edad de los deportistas. "En menores de 35 años (es un punto de corte arbitrario, justificado apenas desde la estadística) las principales causas son enfermedades hereditarias como la miocardiopatía hipertrófica y la displasia arritmogénica de ventrículo derecho. Estas enfermedades se encuentran distribuidas en toda la población, por lo que tanto un deportista de elite como un aficionado puede ser víctima de muerte súbita", comentó el Dr. Fernández Murga. En mayores de 35 años, la mayoría de los eventos graves se deben a síndromes coronarios agudos, más frecuentes en personas con alta prevalencia de factores de riesgo coronarios (tabaquismo, diabetes, hipertensión arterial, dislipemias, sobrepeso - obesidad, estrés, sedentarismo), que no se ejercitan regularmente, como los "deportistas de fin de semana" (weekend warriors). Ellos "están más expuestos a sufrir estos cuadros debido a que frecuentemente escogen actividades de alta intensidad (tales como fútbol), cuentan con una baja condición atlética ocasionada por la falta de preparación física específica, y otras situaciones que las potencian, como las temperaturas extremas, la proximidad con las comidas o el tabaco", subrayó el Dr. Fernández Murga. Finalmente, el Dr. Arellano recordó que “la posibilidad de que un deportista tenga un evento cardiovascular en plena práctica deportiva, hace necesario que cada institución tenga un plan claro de cómo actuar en dicha emergencia para asegurarse de que el paciente sea correctamente atendido y trasladado de urgencia a un centro asistencial, que cuente con la infraestructura necesaria para su correcta atención (sala de cuidados intensivos, sala de hemodinamia y otros)”. Consejos para el "deportista de fin de semana" Aquellas personas que sólo realizan actividad física durante el fin de semana y no tienen buen estado físico deberían tener en cuenta los siguientes puntos: No sólo elegir el deporte sino también la intensidad y el tiempo de la actividad. No realizar ejercicios físicos extenuantes o deportes grupales como futbol o tenis, sino preferir caminar, andar en bicicleta o nadar. Realizar un precalentamiento de al menos 15 minutos, elongar, no fumar 3 horas antes y después del ejercicio y esperar al menos 2 horas luego de la comida principal. No olvidar hacerse los controles médicos anuales y tener controlados los factores de riesgo (hipertensión arterial, dislipemia, diabetes, sobrepeso/obesidad entre otros). Los deportes más riesgosos El Dr. Arellano declaró que “los deportes con mayor riesgo de padecer eventos cardiovasculares son aquellos que se practican con un nivel de exigencia física muy alta, y sobre todo a los que se les agrega un aditamento competitivo. Hay algunas publicaciones que sugieren que los de mayor riesgo son el triatlón, el ciclismo, el fútbol, el remo y el boxeo. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los deportes son muy beneficiosos si la persona que lo practica está bien entrenada previamente, y riesgosos si se pretende comenzar a practicarlos sin una preparación gradual y sin controles médicos adecuados”. Acerca de CACI El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) es la única sociedad argentina en esta especialidad. Fue creado en 1985 con la finalidad de nuclear a todos los especialistas en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares por cateterismo. Hoy cuenta con más de 500 miembros asociados. CACI desarrolla una amplia actividad científica en el país. Desde el año 1990 realiza un congreso anual de Cardioangiología Intervencionista en distintas ciudades del interior del país, con una importancia cada vez mayor y una creciente concurrencia. Coordina el Programa Educativo Integral (P.E.I.), junto con los consejos de hemodinamia y cardiología intervencionista de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y de la Federación Argentina de Cardiología (FAC). CACI cuenta con la primera y más antigua carrera de Especialista en Cardioangiología Intervencionista del mundo, de tres años de duración, llevada a cabo conjuntamente con la Universidad de Buenos Aires. Ya ha formado a más de 150 cardiólogos intervencionistas de Argentina y del mundo. CACI participa, junto a distintas organizaciones de Salud, en el desarrollo de nuevas regulaciones y guías de trabajos, así como en la aceptación de la tecnología de reciente lanzamiento; y es el encargado de supervisar a los médicos y a lo centros asistenciales que practican la especialidad en la Argentina.